domingo, 5 de diciembre de 2010

INMORTALIDAD DEL AMOR


En el silencio de mi noche tu amor penetró en mi cuerpo
diciéndome He escuchado los gemidos de tu alma y
he venido a acompañarte Abremé tu corazón
y te llevaré al universo donde se funde la voz y el eco
la luz y la sombra en el amor más luminoso y puro
Pregúntame que yo te mostraré el camino
donde el mundo se mueve al vaivén de nuestras pasiones
y así aprender que las alegrías de nuestras vidas nos unen
desde el principio al final de nuestros días
porque el amor no tiene ni principio ni final
ya que es inmortal como las vidas 


Publicar un comentario

Etiquetas