sábado, 19 de septiembre de 2009

MORIR DE AMOR




Es placentero morir
en los brazos del amor
susurrando su nombre
amándole moviéndose entre sus partes
sintiendo el fresco diseño de su vientre
escuchando el silencio de su habitación oscura y húmeda
placer y refugio de los dioses
donde se purifican de su melancolía
En ese sitio sagrado donde el amor produce 
sus efectos de ardor en el cuerpo fuego 
en el alma de unión del cielo y la tierra
transformación del que ama en cosa amada
candil para mantener en el alma la luz luminosa
del vivo y puro amor


Etiquetas