viernes, 9 de septiembre de 2016

LA VULVA DONDE MORA LA PALABRA


Estoy seducido por tu vida
enviciado por tu amor
adicto por tu sexo
y cuando camino por tus tierras generosas
regando con mi liquido vital la siembra
siento el sol de tu cuerpo que quema
y cubre mi piel con rayos de deseo
para poseerte más y más
Eres una especie de ángel
que dejas huellas en mi cielo
donde los rojos de tu pasión
penetran en mi atardecer
con todo su 
esplendor
 

Publicar un comentario

Etiquetas