domingo, 12 de julio de 2009

EXCITACION




Te despierto y mi sangre
se despierta por la fiebre que
ondula en tu piel ebria de mi piel
Me desbordo como un río
que corre a buscar su cauce
En ese instante
tus brazos son dos ramas
de otro amoroso sueño
con hojas que cobijan
no a él sino a mis
cinco dominios corporales

Etiquetas