sábado, 14 de febrero de 2009

EN LAS ORILLAS DE TU MUNDO



Yo que he mirado levantarte
brillante como el rocío,
en una lluvia de sol
me detengo en tus orillas
donde viertes tus flujos
para ver abrir tu templo a los dioses
ya que sólo ellos pueden vivir allí
Desde tu negro abismo extiendes
un laberinto que embelesas
prometes con ese rumor
de espuma de deseo
que llega hasta aquí con perfumes 
de flores desconocidos para este jardín terrestre
Siento sensaciones inexploradas por venir
escucho que desde la grieta que se abre
recuerdos aventuras de éxtasis de ensueño
y de encanto que nadie adivina el don que tu insinúas

Publicar un comentario

Etiquetas